Qué hacer para que no te roben en casa

Consejos para que no te roben en casa

A todos nos preocupa la seguridad de nuestra familia: su educación, manutención, cuidado… y nuestro hogar es el lugar donde la mantenemos a salvo. La seguridad en el hogar es algo que llega a quitarnos el sueño, sobre todo cuando se escapa a nuestro control. Cuando dormimos o nos ausentamos por un periodo de tiempo de nuestra casa ésta es más vulnerable a los robos, y no es una experiencia por la que nadie quiera pasar. Así que, para que no te roben en casa, hemos escrito este artículo con unos consejos de seguridad para tu familia. Protege a tu familia y tu hogar con estos 7 consejos básicos sobre seguridad que todo el mundo debería seguir.

¿Cómo proteger nuestro hogar?

Lo primero es no llevarse a engaños: Ningún sistema de seguridad es infalible, si alguien quiere entrar… entrará. Así que lo que hay que hacer para que no te roben en casa es poner las cosas difíciles, que no compense atacarla. Hay unas directrices básicas que todos deberíamos seguir:

1. Hazte con una puerta segura

Diferencia entre puerta blindada y de seguridad

El primer paso en seguridad activa es tener una buena puerta acorazada. Parece que las puertas blindadas nos aportan mucha más seguridad que una puerta de madera normal y corriente. Sin embargo una puerta blindada es una puerta de madera con algún refuerzo o chapa metálica para reforzar, lo que no aporta demasiado. Nosotros te recomendamos una buena puerta acorazada. Si no tienes clara la diferencia entre ambas, puedes leer el artículo que escribimos sobre diferencias entre puerta blindada y acorazada.

Una buena cerradura tiene que complementar a tu puerta, ya que son parte de la misma cadena, y una cadena es tan fuerte como lo es su eslabón más débil. Ten en cuenta que una buena cerradura debe de cerrar en varios puntos (no sólo en el centro de la puerta), con un buen bombillo (anti extracción, antibumping, reforzado…) y escudo. Cambia la cerradura siempre que sea necesario: si acabas de comprar una casa de segunda mano; si has tenido una ruptura poco amistosa; si has perdido o te han robado las llaves… Y trabaja con un cerrajero de confianza, claro.

2. Que tu casa no sea un banco

Procura no dejar objetos de gran valor en tu vivienda, ni tampoco grandes cantidades de dinero. Si no te es posible evitarlo, usa una buena caja fuerte de empotrar. Puedes ver algunas en Safe Cajas Fuertes, donde, además de las tradicionales, podrás encontrar alguna ingeniosa solución como una caja fuerte camuflada como enchufes.

3. No avises de que no vas a estar en casa

Seguridad en las redes sociales

Si planeas ir de vacaciones es mejor no anunciarlo a la gente. Que no te pueda la ansiedad por escapar de la rutina, seguramente quieres compartir tu alegría con los demás, pero, mejor guardarse las ganas de hablar de tu viaje para cuando ya esté realizado. Así, además, tendrás unas bonitas historias que contar y fotos que enseñar.

No es que tu vecino vaya a aprovecharse de que te ausentas para entrar en tu casa, pero compartimos información de una manera exagerada, muchas veces sin darnos cuenta: un tweet, un mensaje en Facebook… esta información es fácil de interceptar y es un aviso a los ladrones de que tienen el camino libre por unos días.

4. No evidencies que no estás en casa

Una vez que te hayas ido, cuando te ausentes durante un periodo de tu hogar, hay ciertas señales que evidencian que la casa ha quedado vacía: correo acumulado, un felpudo mal colocado durante días, persianas bajadas… Lo ideal es dejar unas llaves a alguien de confianza para que vaya, de vez en cuando, y mantenga el hogar activo para no dejar estas señales que pueden ser captadas por algún “cazatalentos” a la búsqueda de un hogar tranquilo para robar.

Los programadores y temporizadores te pueden ayudar también en este punto, encendiendo algunas luces al llegar la noche o incluso pudiendo automatizar la subida y bajada de persianas.

5. Instala un sistema de alarma

Ésta es fácil y evidente, una buena alarma, capaz de dar aviso a la policía, es un mecanismo de disuasión muy importante. Este útil complemento hará que muchos ladrones se decidan por otro objetivo más fácil o suculento.

6. Haz uso de la llave

Coge el hábito de cerrar con llave, aunque sólo bajes a comprar: Una puerta cerrada, simplemente, dando un portazo es terriblemente fácil de abrir para alguien habituado a hacerlo. Ya que dispones de una buena cerradura, úsala. Conviene que tengas cerrado con llave incluso cuando estás dentro, para estos casos también podemos instalar un cerrojo.

7. Cuida otros posibles accesos

Si vives a nivel de calle (en un chalet, duplex, bajo…) debes tener en cuenta que no servirá de nada tener una puerta muy segura si no cuidas el resto de posibles accesos, como, por ejemplo, las ventanas. A nadie le gustan los barrotes, pero hay otras opciones para protegerlas, como cristales a prueba de roturas o, una solución más barata, como películas de seguridad que evitarán que el vidrio se fragmente al romperse.

Asegúrate, también, como si de una puerta se tratara, de que permanecen bloqueadas cuando no estés en casa.

Barrotes en las ventanas para que no te roben en casa

One thought on “Consejos para que no te roben en casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *