Estamos en el stand de Puertas Acorazadas Kiuso.

Tengo el orgullo de presentaros una puerta acorazada que tiene resistencia al fuego y está certificada como tal. Tenemos una puerta acorazada Kiuso modelo K100KXXI a la cual podemos equiparla con resistencia al fuego en 30-90 minutos. En el caso de una puerta acorazada grado III sería en 30-60 minutos y si se trata de una puerta acorazada de grado IV sería en 60-90 minutos.

Puerta resistente al fuego certificada

Esta puerta tiene todas las características que podemos esperar de una puerta blindada resistente al fuego, además está certificada.

Me enorgullece, principalmente, porque esta puerta presenta un plus aparte de cualquier otra puerta. Imaginemos que en casa tenemos una puerta blindada que tiene unos marcos de madera. La propia puerta blindada no deja de ser una madera con una chapita fina por delante y una chapita fina por la parte de atrás. Lógicamente eso, en caso de incendio, no sirve absolutamente para nada, todo lo contrario, ayuda a que, realmente, el fuego se haga más grande. Esta puerta acorazada resistente al fuego, sin embargo, va rellena con lana de roca. Se trata de un aislamiento mineral que, entre otras peculiaridades, es resistente al fuego (Clase A1 según certificación europea).

Entonces ya de por sí la puerta acorazada Kiuso va rellena con su lana de roca y nosotros, cuando vendemos estas puertas, directamente las montamos siempre con toda la lana de roca que nos es posible. Pero existe un modelo que ya está certificado. Lleva unos burletes intumescentes y lo que hace es que ese burlete se hincha y hace que el fuego no pueda pasar dentro de casa o, en el caso de que sea la casa la que se esté quemando, evita que el fuego salga fuera actuando como cortafuegos. Esto es un plus más a tener en cuenta cuando vamos a comprar una puerta acorazada.

Instalar puerta cortafuegos (Barcelona)

¿Necesitas instalar una de estas puertas? En Protegeo somos distribuidores oficiales de puertas acorazadas Kiuso y trabajamos en el área de Barcelona y alrededores. ¡Consúltanos!